Jue. Oct 1st, 2020

Liceo Fernando Lazcano Curicó

Un Liceo con Sello Artístico Cultural

Kinesiología PIE Presenta: Técnicas de Respiración

4 minutos de lectura

A Patient at the physiotherapy doing physical exercises with his therapist

QUERIDOS ESTUDIANTES:

Mi nombre es Claudio Díaz, kinesiólogo del Liceo Fernando Lazcano, hoy quiero presentarles algunos ejercicios o técnicas para relajarse debido a la tensión natural que produce tanto en niños, jóvenes y adultos el vivir estar situación de confinamiento.

Lo primero que quiero contarles es que el estado natural del ser humano cuando no siente dolor y sus necesidades básicas están cubiertas, es el de RELAJACIÓN. Sin embargo, bajo la situación mundial actual, nuestro día a día se ha visto alterado y nos ha hecho cargar con un exceso de responsabilidades que nos producen unas dosis demasiado elevadas de ANSIEDAD, por lo que es altamente recomendable introducir en nuestra rutina diaria unos minutos dedicados a la relajación, ya que es una técnica muy efectiva para el manejo de las situaciones de estrés.

Con la práctica frecuente de técnicas de relajación, obtendremos una serie de resultados tales como:

 

  • Disminución de la ansiedad.
  • Estabilización de la función cardíaca y la respiratoria.
  • Mayor capacidad para afrontar las situaciones de estrés.
  • Aumento de la capacidad de concentración y memoria.
  • Disminución de la tensión arterial.
  • Normalización del ritmo respiratorio y mejora de la circulación sanguínea.
  • Mejor calidad de sueño.

Además hay que tener presente que los ejercicios de relajación no tienen ningún tipo de efecto secundario, y son una manera inteligente de aprovechar en nuestro beneficio las mecánicas que rigen el cuerpo humano. Solo nos tomará algo de tiempo y un esfuerzo mínimo.

Esta técnicas de relajación podemos utilizarlas cuando notemos que los niveles de estrés son elevados o se mantienen lo suficientemente en el tiempo como para tener un impacto negativo en nuestra calidad de vida.

Por ejemplo:

Cuando llevemos varios días notando una ansiedad que empiece a afectar a nuestra salud: calidad del sueño, hábitos alimentarios, etc.

Cuando nos sintamos desbordados por la cantidad de tareas y/o responsabilidades diarias.

TÉCNICAS DE RESPIRACIÓN

El estrés, o las emociones como el miedo o la ansiedad, afectan a la respiración. La ansiedad por ejemplo, da una sensación de ahogo, de incomodidad y dificultad para respirar y jadeo. La respiración demasiado rápida y muy profunda en estas situaciones, puede provocar hiperventilación, que puede ser más persistente durante el estrés o algún estado de tensión. La hiperventilación incrementa la cantidad de oxígeno en nuestro organismo y reduce el nivel de CO2, lo que provoca una disminución de la acidez de la sangre, es decir alcalosis respiratoria. El cuerpo reacciona instintivamente intentando disminuir la frecuencia de respiración, por lo que experimentaremos sensación de ahogo.

A continuación se describen varios tipos de respiración, cuya práctica podemos llevar a cabo en ciertas situaciones:

 

Respiración Diafragmática o Abdominal. Para practicarla debemos colocarnos una postura cómoda, por ejemplo, sentado en un sillón o acostado, con los ojos cerrados, y en un lugar y momento en el que no tengamos estímulos que puedan distraernos.

Pone tus manos sobre el abdomen, inspira llevando el aire hacia tu abdomen, mientras más aire tomes, notarás que tus manos y abdomen se expanden.

Retén el aire durante 3 segundos. Luego espira votando el aire lentamente. Notarás que se desinfla tu vientre.

Practica esta respiración las veces que sea necesario.

Esta técnica promueve la oxigenación de la sangre, y por lo tanto, la purificación del organismo.

Elimina la tensión y calma la ansiedad (y ese “nudo en el estómago”).

Estimula el movimiento del corazón y mejora la circulación.

Con el movimiento constante del diafragma los órganos abdominales reciben un buen masaje.

 

Respiración Torácica o Costal. Para esta respiración es mejor estar sentado, con la espalda recta.

Coloca tus manos sobre tus costillas.

Tensa o contrae tu abdomen, sin permitir que se infle el abdomen, toma una buena cantidad de aire y éste se dirigirá hacia la zona torácica.

Retén unos segundos el aire y expúlsalo lentamente.

Respiración Clavicular. Lo primero es realizar una contracción abdominal, luego de esto autoabrazarse. Tomar aire y notaras que tus clavículas se levantan. Reten el aire unos segundos y luego expulsa lentamente (notaras que es poco aire)

Respiración Completa. Busca una posición cómoda y sin distractores.

Pon una mano sobre tu vientre y la otra en el pecho, expulsa  2 o 3 veces el aire de tus pulmones.

Primero siente que el abdomen se infla y que el aire empuja la mano que tienes sobre tu vientre, continua inhalando y notaras el movimiento en la mano que tienes sobre tu pecho, continúa inhalando y notaras que “creces” y es por que las clavículas se levantan.

Mantén 3 segundos el aire preocupándote de NO tensar el cuello y los hombros.

Exhala el aire lentamente, a la inversa, debes notar que los hombros bajan, luego el pecho se retrae y finalmente que el abdomen se desinfla.

Permanece unos instante con los pulmones vacíos y vuelve a realizar el ejercicio, la veces que lo necesites.

Espero jóvenes del Liceo Fernando Lazcano, que esta técnica les ayude a que sea más llevadera esta cuarentena.

Atentamente

 

Claudio Díaz Villavicencio

Kinesiólogo

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright ©2020 Liceo Fernando Lazcano. Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.